22 noviembre, 2008

la mansión o el punto de inflexión

De abajo a arriba. De izquierda a derecha: Renina, Joenino, Ninovsky, trillizas Nanoní, Arianina. Ninoyork, Ninoir, Dr. Ninitis, Nino, Ninette, Capucinino. Ninov, Ninova, Zepelinino, Ninotchka, N.Smith, Capucinina. Billy el Nino, Wyninona, Chinina, Chinino.
En las ventanas: Ninordomo, Nina de llaves


¡Sonrían! Digan: ¡Patataaaaa! ¡Flash! Estupendos, quedaron estupendos...

Ahí están, la familia casi al completo. El bisabuelo Ninovsky consiguió reunir a la mayoría de sus miembros para celebrar su tropecientos cumpleaños. El general Capitatino estaba en campaña militar y la madre de Nino... Parecen felices en la foto, ¿verdad? Nadie diría que el fin de la opulencia estaba cerca y que la separación de los padres de Nino era sólo el inicio del gran declive. Mirad a N.Smith, el padre de nuestro protagonista, serio, alicaído, mira de reojo a Ninoir y Ninette, los sobrinos de su ex-mujer, los primos huérfanos franceses de Nino, que se acercaron a San Petersburgo para visitarles de nuevo. Y los tíos Billy el Nino y Wyninona con sus hijos, que viajaron desde el lejano oeste para la ocasión. Y el tío Dr. Ninitis, con su monóculo miope mirando a todas partes. Y la tía Capucinina con su marido y su pequeña, que casualmente estaba representando Turandot en el teatro de la ciudad. Y los tíos abuelos llegados desde el lejano oriente, siempre con su gesto amable...
¡Mirad en las ventanas! Ellos también estaban allí... Quién hubiese dicho que años más tarde...
Ese día, hincharon globos, comieron en el jardín, jugaron a la gallinita ciega, bailaron ampulosos valses, corretearon por la mansión y pasearon por las calles de San Petersburgo. Se escucharon confidencias detrás de las puertas y risas ahogadas en algún escobero. Viandas, pescados frescos, deliciosas frutas y pasteles de sabores se sirvieron con esmero y siguiendo el protocolo establecido. El homenajeado pronunció un discurso emotivo que arrancó alguna lagrimilla entre los concurrentes. Se desearon felicidad mutua y brindaron con champagne para sellar un dia irrepetible. El último de ellos.

20 comentarios:

  1. Pedazo de familia! Y que apuestos salieron todos. Las trillizas Nanoní son monísimas.
    Besos a todos!

    ResponderEliminar
  2. Que gran familia...y que bien lo debieron pasar en la fiesta...

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Esta foto es para enmarcarla!!!
    Jajaja! Mira que es dificil reunir a tanta gente y que encima todos salgan en la foto!! Y además guapisimos todos!!!
    Felicidades a las fotógrafas!!
    UN beso!
    Eva

    ResponderEliminar
  4. ja, ja, j a!!
    Preciosa foto de familia!!!

    ResponderEliminar
  5. JEJEJEJ,,,GRACIAS WAPETONASS!!!
    QUE TAL VA TODOOO???..
    POR ACA,,MUUUUUUUCHA LLUEVIIAA!!..:_(
    UN BESOTE A LAS DOSS!!
    Y GRACIASS!
    LAU

    ResponderEliminar
  6. que pedazo de familia!
    genial como siempre :)

    besitos

    ResponderEliminar
  7. Quién podría imaginarselo...parecían una familia tan bien avenida...

    El destino? El futuro? Qué quedaba por venir...?

    ResponderEliminar
  8. Bonita foto de familia! Aunque, visto lo visto, irrepetible :)

    ResponderEliminar
  9. Miralos que graciosos estan todo juntitos!!! que gracia los bigotes.. me han encantado guapas!

    ResponderEliminar
  10. hola Guapis, genial la "foto de familia"y la historia de la misma..un besote grande

    ResponderEliminar
  11. jajajaja me encantan las ilustraciones y vuestro buen humor un saludo muy grande:)

    ResponderEliminar
  12. uy! qué animado está esto, me alegra haber llegado en momento tan especial!!
    una bonita familia.
    gracias por estar siempre ahí!
    un beso y feliz día!

    ResponderEliminar
  13. bonita foto familiar! tuvo que ser un dia muy especial!

    besos

    ResponderEliminar
  14. hola guapa
    Precioso dibujo una ricura.
    un beso

    ResponderEliminar
  15. es una fotografía preciosa!!! de ésas que cuelgas en el salón de casa......

    ResponderEliminar
  16. Qué bonita foto! Pero esto se pone serio...

    ResponderEliminar

NINOS

Y Ninos apareció en nuestro taller, revolviéndolo todo: el orden, los colores, las ideas, el tiempo.
Y no había hecho más que empezar...