01 diciembre, 2008

En los 300

Recuerdo una de nuestras últimas tardes juntos. Por aquellos días, yo tenía ya la sospecha que Nino me pediría en matrimonio durante el baile de disfraces. Quise mantener mi intuición en silencio y esperaba impaciente que llegara el día.
Era un martes por la tarde. Yo no tenía función y él había pedido libre el día en la imprenta.
Me explicó que muy cerca de nuestra ciudad tenía un buen amigo enólogo que poseía una bodega y unas viñas de las que nacía un estupendo vino a punto de romper el mercado.
Tanino nos acogió en sus instalaciones con todo el cariño que desprendía hacia Nino. Eran amigos desde hacía mucho, eso se notoba. La bodega, LOS TRESCIENTOS, tenía un recogido espacio con un par de bancos de madera y una larga mesa en la que se celebraban comidas para visitantes. Tanino nos ofreció una copa de su vino joven recién fermentado y luego, un crianza con sabor a cereza y ciruela... y otra copa, y otra... Y Nino cada vez hablaba con más fluidez, con más alegría. Tanino sonreía y yo les observaba. Estaban tan cómodos, parecía que se conocían tanto... Entonces, una frase de Tanino cayó sobre la mesa como un plomo.
-... y te acuerdas de cuando a tu padre le nombraron embajador de...
A mí se me helaron las mejillas. ¿Pero no era Nino un joven sin familia, humilde y sin pedigrí?

Nina

18 comentarios:

  1. ¡¡¡Que guapo¡¡¡ con ese traje a juego con la etiqueta...

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Y esos colores que se le han "subio" a las mejillas. No se tomaría un par de copitas, jejeje.
    Su padre Embajador? Ummmmm
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. ayyyyyyyy, ayyyyyyy, aaaaaaaaiiiiiiiixxxxxx!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja!!
    Pero que bien traído el nombre!!
    Tanino!!
    No hay nada como un buen vino rodeado de amigos!
    Lo malo es que siempre salen a relucir oscuros secretos...
    Este Nino!
    Un beso!
    Eva

    ResponderEliminar
  5. preciosa historia.. Me encana el moñigote! es tan lindo como todos!!

    ResponderEliminar
  6. Uuuuy, ¿¿¡ al final va a ser de familia noble ??! Ay, cuántas sorpresas nos da Nino...

    ResponderEliminar
  7. está genial.. la historia.. la foto con la bortella.. la historia...
    :)

    ResponderEliminar
  8. aysss me encantan vuestras historias... vuestra música... ¡y vosotras!

    ResponderEliminar
  9. Ya se ha celebrado el sorteo (por fin) ¿quien habrá sido el afortunad@?.... pasen y vean.

    ResponderEliminar
  10. como me gustan vuestras historias!^^


    tengo un nuevo sorteo-solidario en mi blog, pásate!

    besines

    ResponderEliminar
  11. Estoy más enganchada a las historias de Nino y Nina que al CSI :) Me encantan, nunca dejan de sorprenderme.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Hola Guapas!
    Hoy por fin he podido seguir con la historia de Niño...como siempre
    piensas que vas a conocer el fin de la historia...y sigue la intriga!
    Pasaros por mi blog, hay sorteo!

    ResponderEliminar
  13. viva el vino ips! y viva nino y los 300

    ResponderEliminar
  14. Hola chicas!

    Lo que se puede liar en un momento verdad? Lo pasamos muy bien en el Showroom, tanto Smilax como el resto de las chicas! Gracias por vuestras dulces palabras!


    300+n besos desdemi Azotea!

    (Quiero un Nino! Qué tengo que hacer?)

    =)

    ResponderEliminar
  15. pero... NIno! tiene un oscuro pasado... qué giro está dadno la historia...

    ResponderEliminar

NINOS

Y Ninos apareció en nuestro taller, revolviéndolo todo: el orden, los colores, las ideas, el tiempo.
Y no había hecho más que empezar...